20 C
Quines
miércoles, abril 14, 2021
Inicio Regionales ¿Cómo ser optimistas en tiempos de pandemia?

¿Cómo ser optimistas en tiempos de pandemia?

Realmente estamos viviendo una época tan agitada debido al virus Covid-19 y sus consecuencias, que nadie, es decir ninguno de nosotros, estaba preparado para esto que nos pasa.

En nuestras charlas anteriores en la radio, ya hemos hablado de cuáles son algunas de las emociones que podemos llegar a experimentar ante semejante incertidumbre. Emociones esperables, más no placenteras, como el temor y el miedo, pero que reconocidas y gestionadas convenientemente, pueden ser importantes en la reconstrucción de nuestro propio bienestar y el colectivo, por ejemplo el desarrollo de la resiliencia.

¿Cómo y cuál debe ser nuestra actitud ante la pandemia? ¿Cuál sería la capacidad más apropiada y beneficiosa para nuestra salud a desarrollar en estas circunstancias? ¿Optimismo o Pesimismo?

Las personas con actitud optimista ven el lado positivo de las cosas. En cambio las de actitud pesimista…

Dicho en términos de Kahlil Gibran (Poeta, pintor, novelista y ensayista libanés), “el optimista ve de la rosa, la rosa. Y el pesimista… la espina”. Seguramente ya saben que un pesimista tiende a pensar que las cosas no van a salir bien, o se concentra en lo que no salió bien.

Las personas optimistas por el contrario, creen, confían, parten, de que las cosas van a salir bien, y valoran su capacidad y sus habilidades para hacer que las cosas salgan así, más allá de los resultados.

Psicóloga Gilda Montoya

No solemos ser siempre exclusivamente optimistas o pesimistas; pero la mayoría de las personas tiene una tendencia a ser y a comportarse de alguna de las dos maneras esencialmente.

El optimismo nos ayuda a salir adelante en la vida, el pesimismo nos limita, aumenta el estrés y la preocupación. Y fácil y rápidamente se transmite a quienes nos rodean complicando aún más la situación.

La buena noticia es que podemos aprender a ser optimistas. ¿Cómo? Aquí van algunas sugerencias

Ser optimista no significa verlo todo de color de rosa –hablamos particularmente de la adversidad- sino de disponerse positivamente frente a una circunstancia negativa con la convicción de que se superará, disminuyendo así el sufrimiento.

Los optimistas no ignoran los problemas, los enfrentan concentrándose más en lo que pueden hacer para solucionarlos, que en lo que no. No renuncian de antemano, ni lo dan todo por perdido antes de empezar. No reaccionan inmediatamente ante una situación. Analizan los problemas y buscan alternativas. Siempre las hay.

Un optimista sabe que ahora transitamos una situación muy difícil y por lo tanto para la realización de algunos gustos como juntarnos todos a compartir un fin de semana hay que esperar, porque es necesario cuidarse para no contagiarse ni contagiar…

El optimista acepta que la vida no siempre es como quiere. Se permite pensar y proyectar que las actuales circunstancias no van a estar para siempre.

Los optimistas no se permiten sentirse víctimas de una situación o de tener mala suerte, piensan en la gente que la está pasando peor, mucho peor. Esto no significa conformarse o resignarse, significa reconocer y aceptar esta realidad y adaptarnos a ella, y tener toda una consideración y solidaridad por la situación de los demás.

Anímense a ser optimistas aún en las circunstancias más adversas como como la que atravesamos. Confíen en sus fuerzas y su capacidad de cambiar más allá del miedo, de la edad y de la posibilidad de equivocarse.

Por estos días nos puede llegar a pasar de todo… Vamos a fluctuar entre el optimismo y el pesimismo, más allá e independientemente de nuestra voluntad. Lo importante será, volver a ver la rosa.