21.8 C
Quines
miércoles, abril 21, 2021
Inicio Locales "Seño" Dalinda Gómez: "En un niño hay un montón de sueños y...

“Seño” Dalinda Gómez: “En un niño hay un montón de sueños y uno tiene que tratar de que los cumpla”

Dalinda Gomez lleva forjados, desde sus inicios en la Escuela N° 255 Provincia de Formosa a su actualidad en la Escuela N°50 Eulalio Astudillo (previo paso por el Instituto San José), 36 años de docencia que son, ni mas ni menos, más de tres décadas dejando huellas en cada uno de los alumnos que la tuvieron como maestra.

“La satisfacción mas grande para un maestro es ver a sus alumnos alcanzar sus metas: formando una familia, alcanzando una profesión o trabajando en un oficio”, reflexionó la docente que se formó en Escuela Normal Superior Sarmiento de San Francisco del Monte de Oro e inició su carrera en la también conocida como “Escuela de la Banda Este”.

Tenía sólo 21 años cuando recibió su telegrama para hacer una suplencia. “La directora de mi primera escuela era Rosa Amira Flores, me tocó reemplazar a la señorita Ada Zulema Castro en 3° grado y mi primer contacto con la escuela fue un acto por el General San Martín”, rememoró la “seño”.

“Estaba muy insegura, siendo muy honesta me dije esto no es para mí, pero en esto uno se va haciendo día a día”, se sinceró Dalinda, quien reconoció que “en esta profesión ningún día es igual a otro”.

Con los inicios de la sección primaria del Instituto San José fue convocada por el Padre Juan Ogrín para integrarse a la comunidad educativa y en 1984 inició su actividad dentro de la institución como maestra de 1° grado.

“Aida Salcedo de Godoy era la directora, estaban “Yoly” Tarazi, “Chany” de Gutvay, María Luisa Zarate y recién se estaban formando la primaria”, recordó Gomez, que entregó 22 años de labor educativa al colegio, antes de llegar a la Escuela N°50 Eulalio Astudillo, donde se desempeña actualmente.

“Yo hice mi primaria en la 50, por eso si bien significó una gran responsabilidad, trabajar en esta escuela también es un honor para mí”, contó la “Señorita Dalinda”. Y del presente, y su experiencia en cuanto a la enseñanza en tiempos de pandemia, comentó que primero le fue difícil, “después me fui acomodando a las circunstancias y fui aprendiendo”.

Dalinda Gomez trabajó, a excepción de 2°, en todos los grados de la primaria. “A medida que pasaron los años fui adquiriendo madurez y seguridad, además de enseñar tenés que estar atento a un montón de cosas, que le está pasando al alumno, porque no habla, porque se está expresando de otra manera”, reflexionó la maestra. “Dentro de un niño hay un montón de sueños y uno tiene que tratar de que los cumpla”, concluyó la seño.

 

 

 

 

 

 

Ser docente es tener vocación, es muy dificil si no la tenes. En mi caso se hizo. Mas alla del sueldo, en mi caso lo hago porque me ha gustado. Trabajar y aprender con ellos, Estar con ellos, conocerlos, escucharlos, es muy interesante. A veces estas cansado, no llegas con los tiempos, a veces no podes hacer lo que mas te gusta que es dar la clase porque te abruman otras tareas, como las administrativas, pero estar en el aula con los chicos, escucharlos, ese mundo es muy especial.