21.8 C
Quines
miércoles, abril 21, 2021
Inicio Provinciales La psicología en tiempos de pandemia: la resiliencia como bandera.

La psicología en tiempos de pandemia: la resiliencia como bandera.

Nuevamente la situación emocional desde la semana pasada al día de hoy ha cambiado. Estamos bajo nuevas circunstancias y lo normal es que sintamos temor y miedo. 

El temor es una emoción que nos hace evitar o huir de situaciones de peligro más imaginarias que reales. En cambio el miedo, como ya hemos dicho, es una emoción justificada y necesaria para la adaptación. En la actual situación de pandemia, temor y miedo se encuentran presentes.

Frente a ello, deberíamos entender la suma importancia que adquiere el hecho de cuidarnos de que el miedo no se convierta en pánico, un obstáculo que tenemos que evitar, dado que entorpecería nuestra vida y nuestro desempeño normal.

¿Cómo podemos aliviar entonces estas emociones? Apelando a nuestra capacidad de resiliencia, que es la manera en la que somos capaces de atravesar, afrontar, procesar y comprender una situación; aceptarla siendo flexibles.

Ser resilientes no es solamente sobreponernos a las adversidades, es salir fortalecidos de ellas. Es una habilidad que podemos desarrollar, e infinitamente útil para momentos como el que estamos viviendo hoy.

Licenciada en Psicología Gilda Montoya

Entre otras cosas, implica no quedarnos enganchados o prendidos permanentemente en todo lo negativo que nos está trayendo esta crisis mundial.

Significa concentrarnos en el aquí y en el ahora. Tratar de aceptar y de vivir todo esto, lo mejor que cada uno de nosotros puede, pero de un día a la vez. La “programación” tiene que ser diaria y esto significa que, sin dejar de cuidarnos, podemos programar y aprovechar los cálidos días que nos acompañan por este tiempo, por ejemplo.

Ser resilientes es descubrir como los abrazos pueden ser reemplazados por el “apapachamiento”.  Apapachar, es una hermosa palabra que describe el relevante impulso de cuidar, tocar, curar y abrazar con la energía del corazón. Es abrazarnos con el alma a través de las palabras.

En este momento, ser resilientes es encontrar el contrapeso a la palabra coronavirus. Es el miedo transitando en paralelo con otras emociones, otros pensamientos, otras palabras, como la esperanza.

El destacado artista cubano Alexis Valdés compuso un hermoso poema para nutrir el alma. Todo un ejemplo de resiliencia. Se llama justamente “Esperanza”.

Cuando la tormenta pase
y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo,

con el corazón lloroso
y el destino bendecido
nos sentiremos dichosos
tan solo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo
al primer desconocido
y alabaremos la suerte
de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos
todo aquello que perdimos
y de una vez aprenderemos
todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia
pues todos habrán sufrido.
Ya no tendremos desidia
seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos
que lo jamás conseguido
seremos más generosos
y mucho más comprometidos.

Entenderemos lo frágil
que significa estar vivos.
Sudaremos empatía
por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo
que pedía un peso en el mercado,
que no supimos su nombre
y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre
era tu Dios disfrazado.
Nunca preguntaste el nombre
porque estabas apurado.

Y todo será un milagro
y todo será un legado
y se respetará la vida,
la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos devuelvas mejores,
como nos habías soñado.